miércoles, 11 de noviembre de 2015

Me pone muy nerviosa

   Me pone muy nerviosa conocer gente nueva. Hablar por teléfono. Llegar tarde y no poder evitarlo. Llegar pronto y que los demás lleguen tarde. Los grumos que deja el colacao (y por eso soy de nesquick). 

   Me ponen muy nerviosa los perros sueltos, que se acercan y no sabes si te van a llenar de babas o te van a intentar morder. La gente que se acerca mucho cuando hablas. La gente en general. Salir de fiesta. 



   Me pone muy nerviosa que se acerque la fecha para un examen y no haberlo preparado bien (a pesar de lo cual, siempre dejo las cosas para el último momento). Que me cambien los planes a última hora. Probar cosas nuevas. 

   Me pone muy nerviosa que alguien intente leer por encima de mi hombro. Que me pidan que preste algo que no quiero prestar. Que me cojan mis cosas sin preguntar. Tener que pedirle algo a alguien, especialmente si no le conozco. 

   Me ponen muy nerviosa (y esto es nuevo) las traducciones del inglés, tanto en libros como en películas y series. Me ponen muy nerviosa muchas cosas y, con los años, en vez de menos, cada vez son más. 

2 comentarios:

Margari dijo...

Te comprendo perfectamente. Me identifico contigo totalmente en los dos primeros párrafos y en el cuarto. Así que en el trabajo que tengo ahora dos días a la semana me está sirviendo de terapia, que estoy cara al público y constantemente llamando por teléfono. Y llevo ya unos meses y aún me cuesta. Y salir de fiesta, o tener que acudir a una boda, un bautizo o lo que sea... Qué ganas tengo de que ese día pase... Si un poco más y no me caso para no tener que soportar las miradas de la gente...
Besotes!!!

Lady Boheme dijo...

Si me caso algún día, Margari lo pasaré fatal y eso que no creo que invitase a mucha gente, así que te entiendo, ¡ja, ja! Qué difícil es relacionarse con la gente cuando se es tan introvertido, ainsss...